Usamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia como usuario. Al hacer clic en cualquier enlace de este sitio web usted nos está dando su consentimiento para la instalación de las mismas en su navegador.
Más información

Museo de Castejón

“De la edad del hierro a la era del ferrocarril”

Por ocupar una posición estratégica a orillas del Ebro y ser un lugar de paso desde la Meseta Norte y la franja Cantábrica hasta el Mediterráneo, Castejón ha sido históricamente encrucijada de pueblos y culturas. Iberos y celtas, romanos y vascones, musulmanes y cristianos, navarros, aragoneses y castellanos, han dejado aquí su huella y configurado el carácter abierto y multicultural que sigue caracterizando a este territorio.

Este museo recoge el pasado de Castejón a través de objetos materiales que pertenecieron a sus diferentes pobladores, los cuales fueron especialmente numerosos en la Edad del Hierro (I milenio a.c.) y en la Era del ferrocarril (finales del Siglo XIX y primera mitad del Siglo XX).

El poblado celtíbero del Cerro de El Castillo y la necrópolis vinculada a él, así como el asentamiento romano del Montecillo, se corresponden con dos momentos claves de Castejón, que se mantiene como núcleo habitado y plaza fuerte hasta finales de la Edad Media, convirtiéndose después en un lugar despoblado.

La aparición del ferrocarril y la elección de Castejón como estación de enlace en 1859 genera un fuerte crecimiento demográfico y urbanístico de la localidad, con la llegada de gentes de toda España, que transformaron la economía agropecuaria de la zona en un activo núcleo ferroviario y comercial. Este hecho provocó que, en 1927, el Consejo de Castejón se segregara del municipio de Corella, al que pertenecía, constituyéndose el municipio independiente.

El presente de Castejón, una población próspera y en expansión está orientada hacia el sector energético, es el resultado de un largo camino que hemos querido recordar y difundir a través de este museo.