Fuerte Fusilero

  • Durante la última guerra carlista (1873-1876) los ferrocarriles fueron considerados objetivos militares por las tropas de Carlos VII. Para prevenir un posible ataque a la estación de Castejón y su depósito de locomotoras, el gobierno encargó a la Comandancia de Ingenieros del Cuerpo del Ejército del Norte la fortificación la estación.
  • Los planos, realizados por el ingeniero Antonio Ortiz Puertas y fechados el 20 de enero de 1875, muestran el recinto defensivo con casamatas y caponeras que rodeaban todos los edificios de la estación, y dos fuertes fusileros situados en los extremos oriental y occidental de la misma.
  • Estos torreones, construidos en ladrillo, tenían forma hexagonal con tejado a seis aguas y en su interior constaban de dos plantas comunicadas por escalera de caracol en torno a una columna central metálica; exteriormente disponían de numerosas aspilleras para la fusilería y algunas ventanas, estando rematados por almenas triangulares. Actualmente aún se conserva uno de ellos como ejemplo de arquitectura militar y de la importancia estratégica del núcleo ferroviario de Castejón.
  • El otro fue desmontado en 1935 y sus ladrillos se reutilizaron para construir el mercado de abastos de Castejón, edificio que, tras perder su función, se remodeló y amplió en el año 2005 para instalar el Museo de Castejón.