EXPOSICIÓN: El arte del esmalte en joyería

marzo 2, 2017

EXPOSICIÓN

“El arte del esmalte en joyería”, de ANA ALGAS

Inauguración: VIERNES, 3 marzo, 19:00 h. Museo de Castejón

Esta exposición podrá visitarse en el Museo de Castejón hasta el 26 de marzo.

ORGANIZA: Ayuntamiento de Castejón – Cultura

Díptico Ana Algas

CARTEL EXPO ANA ALGA

A lo largo de toda la historia y en todas las civilizaciones se ha dado, en mayor o menor medida el culto por adornar nuestro cuerpo, no siempre, o mejor dicho, no sólo con una función estética. La función simbólica tiene mucho peso, sobre todo en determinadas civilizaciones donde los elementos decorativos marcarán el rango de poder o de estatus social. También la función religiosa o espiritual ligado a la superstición, joyas o aderezos a modo de talismán.

Por otro lado tenemos la función estética, ya mencionada y que quizás sea la que prima en la actualidad, otorgándole al portador un signo de distinción o elegancia.

Coronas, diademas, pulseras, pendientes, brazaletes, pectorales, gargantillas y todo tipo de joyas que conocemos a través de los restos conservados y encontrados sobre todo en enterramientos o por pinturas que recogen este tipo de objetos y que han permitido estudiar el tipo de piezas utilizados en cada civilización y la joyería antigua.

El esmaltado,  es el arte antiguo de crear imágenes hermosas con polvos de vidrio finamente triturados y tamizados. A menudo, el esmaltador “pinta”  una superficie de la joya con el vidrio molido y, a través de aplicaciones en un diseño previamente trazado, crea maravillosas obras de arte en miniatura. Aunque los primeros esmaltes conocidos fueron creados en el antiguo Egipto (1500 a.C.), el arte de la pintura en vidrio se ha seguido practicado durante siglos hasta el día de hoy.

Con el tiempo el arte del esmaltado  ha evolucionado con los cambios de tecnologías, de la historia, y  la moda. Hoy en día muchas de las técnicas históricas están siendo revividas  por diseñadores de la joyería contemporánea, artesanos y orfebres. Cuatro de las más bellas técnicas de esmaltado son: Cloisonné, Guilloché,  Plique-à-jour y Champlevé

El Cloisonné es el método más antiguo de esmaltado. Primero practicado por los antiguos egipcios, el esmalte cloisonné ha sido adoptado por muchas culturas, antiguas y modernas. Consiste en hacer alveolos llamados cloisons, uniendo hilos de alambre de metal delgados a una superficie metálica. El esmalte de vidrio triturado de varios colores y propiedades ópticas se coloca entonces en los diversos alveolos. A través de la aplicación repetida del esmalte, se consiguen los cloisons. El resultado es una joya esmaltada, decorada con un patrón de colores separados por alambres de metal pulido.

El Guilloché es el arte intrincado con patrones circulares sobre una superficie de metal, pintado con un esmalte transparente. El color de los espacios esmaltados se acumula en las líneas grabadas, lo que aumenta el patrón y le da profundidad y una apariencia similar a la de una escultura.

El Pliqué-a-jour, es una de las más bellas y difíciles técnicas de esmaltado, similar al cloisonné, pero sin respaldo de metal en su parte posterior en el producto final, por lo que la luz puede brillar a través del esmalte transparente o traslúcido.

El esmalte Champlevé es una simplificación del Cloisonné, del que se diferencia en que los alvéolos se labran directamente en la lámina con golpes de cincel, con incisión o ácidos, que dejan la cavidad; normalmente no se dejan cavidades tan finas como con el Cloisonné, ni se necesitan bordearlas con finos hilos metálicos.


<< volver